Review Intel Optane Memory de 16GB en portátiles

por Antonio Delgado 13/12/2018 7
Formato
Capacidad
Portátil de pruebas
Precio
Web
M.2 2280 PCI Express
16 GB
Acer Spin 3
Optane Memory 16GB 29,50 € // Acer Spin 3 + Optane: 699€
Puntuación de Intel Optane Memory 16GB en la review:

Introducción

Los módulos de Intel Optane Memory llevan ya un tiempo entre nosotros. Se trata de SSD en formato M.2280 NVMe basados en la tecnología Intel 3D XPoint que se combina con el software Intel Rapid Storage en placas compatibles para crear un sistema especial de caché que acelera el acceso a los datos más habituales del disco duro.

Es capaz de detectar los archivos más importantes para el sistema operativo y también los archivos y aplicaciones que utilizamos de manera más habitual, de tal forma que cuando necesitamos acceder a ellos, en vez de buscar y acceder a un disco mecánico con los tiempos de espera que esto supone, se accede directamente a esos datos en la memoria Intel Optane mucho más rápida tanto en acceso aleatorio como secuencial.

Esta tecnología sirve también para acelerar SSD SATA, pero es precisamente en los discos duros donde tiene más sentido y la diferencia es más notable.

Ya probamos en su día un módulo de Intel Optane Memory de 32 GB en nuestro sistema de pruebas de sobremesa, y ahora queremos saber cómo se comporta esta tecnología en un entorno mucho más limitado como es el de los portátiles.

Equipo de pruebas: Acer Spin 3 SP314-51-52ZL

El equipo en el que hemos probado el desempeño de Intel Optane Memory en portátiles es un convertible de Acer, el Acer Spin 3 en su variante Sp314-51-52ZL, un modelo con un hardware de bajo consumo dominado por un Intel Core i5-8250U con tan solo 4 GB de memoria RAM y un disco duro mecánico de 1 TB al que acompaña el módulo Intel Optane de 16 GB.

Todo ello con una pantalla táctil de 14 pulgadas táctil con resolución Full HD.

Precisamente es en estos equipos que todavía cuentan con un disco duro mecánico donde Intel Optane Memory tiene más sentido en su función de acelerar el acceso a los datos más utilizados, ya que todos sabemos que los discos duros mecánicos están a años luz del rendimiento que puede ofrecer un SSD, ya no NVMe sino incluso SATA.

Os dejamos con sus especificaciones completas:

  • Procesador Intel Core i5-8250U de 4 núcleos y 8 hilos a 1,6 GHz de base y 3,4 GHz de Boost
  • 4 GB de RAM DDR4
  • 1 TB HDD
  • 16 GB Intel Optane Memory
  • Pantalla de 14 pulgadas IPS 1920 x 1080 pulgadas multitáctil
  • Conectividad WiFi 802.11ac + Bluetootn 4.1
  • 1 x HDMI
  • 2 x USB 3.0, 1 x USB 2.0
  • Lector de tarjetas
  • Batería de 3 celdas
  • 335 x 230 x 20,8 mm
  • 1,7 kg

Como vemos, el Acer Spin 3 no es el convertible más fino ni más potente del mercado, de hecho, se trata de un modelo bastante asequible que tiene un precio en España de 699 Euros por el que obtendremos un procesador de bajo consumo bastante solvente en un cuerpo bastante compacto, pero, naturalmente, alejado de la ligereza, grosor, autonomía o calidades de los modelos más caros del mercado.

Precisamente uno de los puntos débiles de este portátil es su unidad de disco duro mecánico que lastra al conjunto si no activamos la tecnología Intel Optane Memory como veremos en las pruebas.

Rendimiento y experiencia

El módulo Intel Optane Memory se puede utilizar tanto como SSD NVMe independiente como para acelerar el sistema, dos modos de funcionamiento no compatibles simultáneamente, es decir, o bien configuramos el Optane Memory en modo SSD normal o bien lo usamos para acelerar el sistema.

En el caso concreto del módulo que incluye el Acer Spin 3, como ya hemos dicho, tiene una capacidad de 16 GB y no tiene mucho sentido utilizarlo como un SSD convencional, si por ejemplo instalamos ahí el sistema operativo apenas nos quedará espacio libre para mucho más.

En caso de usarlo como SSD independiente, tendremos unas velocidades superiores a los 925 MB/s de lectura secuencial y también unas cifras bastante espectaculares de lectura aleatoria, no tanto en la parte de la escritura.

Por defecto en este equipo el módulo viene configurado como acelerador, pero podemos cambiar el modo desde el software Intel Rapid de manera muy sencilla, solo deberemos abrir el programa e ir a la pestaña de “Memoria Intel Optane” para activar o desactivar este modo de aceleración.

Naturalmente, activar este modo cuando usamos el módulo Optane como SSD hará que perdamos todos los datos de este. El proceso de activar el modo Intel Optane Memory es bastante más rápido que desactivarlo, ya que requiere que el sistema elimine toda la caché y las configuraciones asociadas.

Las diferencias de comportamiento en el uso normal del ordenador sin la aceleración y con ella son como el día y la noche y, a efectos prácticos, para el comportamiento del inicio del PC o inicio de los programas más habituales, incluyendo softwares pesados, conseguimos un rendimiento muy similar al de un SSD.

 

En las pruebas que hemos hecho hemos medido el tiempo que tarda el equipo en reiniciarse, desde el momento en que se da la orden de reinicio hasta que aparece la ventana del escritorio.

Además, también hemos contado hasta el momento en el que el sistema reacciona a nuestras órdenes (no es lo mismo que muestre el escritorio a que, por ejemplo, podamos abrir el menú inicio)

Otra prueba interesante ha sido ver lo que se tarda en abrir un programa pesado como Photoshop, tanto a la hora de simplemente abrirlo hasta el momento en el que nos permita crear una nueva imagen. Todos los tests los hemos realizado con el equipo sin conectar a la corriente y con una directiva de energía equilibrada.

Por ejemplo, un reinicio del sistema desde el momento de dar la orden hasta mostrar el escritorio tarda con el HDD mecánico sin Intel Optane nada más y nada menos que 164 segundos, es decir, más de dos minutos y medio.

La cifra se reduce a tan solo 23 segundos tras activar la aceleración de Intel Optane Memory.

Cifras similares si consideramos desde dar la orden hasta que el sistema responde, donde el HDD aumenta en 49 segundos el tiempo necesario.

A la hora de iniciar Photoshop pasamos de 40 segundos que tarda con el HDD a tan solo 6 segundos con Intel Optane Memory como caché. Si tenemos en cuenta lo que tarda en abrir un espacio de trabajo en blanco, con el HDD duplicamos el tiempo hasta los 91 segundos y con el Intel Optane aumenta hasta 14 segundos.

Recordamos que esto es comparando el Disco duro mecánico contra el disco duro mecánico con aceleración con Intel Optane. 

Análisis y Conclusión

Sistemas de caché que aceleran el desempeño de los discos duros mecánicos hay desde hace años y de muchos tipos, algunos basados en RAM, otros en SSD e incluso muchos recordaréis aquel ReadyBoost que Microsoft incluyó en Vista para utilizar memorias USB como aceleradores del sistema.

Sin embargo, la solución que ha conseguido Intel con su Optane Memory, combinando la tecnología de memorias Intel 3D Xpoint con este sistema de aceleración es la más eficaz y notable que hemos probado.

En su día ya os mostramos de lo que eran capaces estos módulos y esta tecnología en un equipo de sobremesa, sin embargo, generalmente en un sobremesa tenemos la posibilidad de añadir SSDs, bien NVMe o bien SATA, pero en un portátil la cosa se complica. Y más si hablamos de un convertible o portátil compacto o fino donde las posibilidades de expansión son muy limitadas.

Otro aspecto a tener en cuenta es el precio, y es que un SSD NVMe sigue siendo un desembolso bastante importante, por lo que a ese nivel la opción del Intel Optane es una solución mucho más asequible.

Hablamos de que un módulo de 16 GB como el que integra este portátil se puede adquirir actualmente por unos 29,50 Euros en España, aunque, por lo general, los portátiles y convertibles que llevan placas compatibles con Intel Optane Memory ya integran de serie el módulo.

En el caso del Acer Spin 3 que nos concierne, el módulo Optane va ya incluido en los 699 Euros del precio y, como hemos visto, la diferencia de rendimiento en el uso general del sistema es espectacular y es, sin duda, en este tipo de sistemas económicos donde una tecnología como esta tiene más sentido.

En un portátil de alto rendimiento de hoy en día lo más normal es que ya tengamos al menos una unidad NVMe y, con el precio de los SSD cada vez más bajo es de esperar que este tipo de unidades se popularicen cada vez más. Sin embargo, a día de hoy, los discos duros mecánicos siguen siendo los reyes del precio por GB de capacidad, y en los equipos que buscan ajustar al máximo su precio, la posibilidad de conseguir el aumento de rendimiento que ofrece Intel Optane Memory es más que bienvenida.

De lo que no queda ninguna duda es que hoy en día, con la tecnología que hay disponible, mantener un ordenador, sobre todo un portátil, con únicamente un disco duro mecánico sin ningún tipo de aceleración mediante SSD (a modo de caché o como unidad de almacenamiento) es algo propio del pasado.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Aumento de rendimiento más que considerable
Ideal para portátiles económicos
Extrema facilidad de uso y configuración
La aceleración es completamente transparente para el usuario
LO PEOR
Capacidad limitada
Requiere un equipo con placa compatible y Windows 10
Conforme sigan bajando de precio los SSD NVMe este tipo de aceleradores perderán parte de sesentido
  • Producto: Intel Optane Memory de 16GB
  • Fecha: 13/12/2018 11:10:25